Proyecto 2030
Proyecto 2030 Autoliberación 1 Autoliberación 2 Proceso disciplinario Contacto
Comunicados Videos Materiales Calendario Silo.net
política - apolítica
Autoliberación por Whatsapp
     

Análisis de la situación actual en México y propuesta para un proyecto político del Nuevo Humanismo:

Expresión política - apolítica del Proyecto2030.mx

Nuestra misión no es hacer política, sino deshacernos de la política actual.

México es un estado fallido.

Se puede declarar que México es un estado fallido generalizado. Los partidos y el sistema de democracia no representan a la gente. El gobierno y las instituciones no defienden los intereses y preocupaciones del pueblo. La mala distribución de los bienes (ingresos y posibilidades económicas) en el país deja a más de la mitad sobreviviendo en la pobreza. La inseguridad generalizada con feminicidios, lucha contra el narcotráfico, gobiernos represivos, etc. des-valorizó completamente la vida humana. La corrupción e impunidad quitan todo sentido a las leyes y a la constitución en la práctica.

Esta situación de México no es tan particular dentro del mundo actual porque se puede observar esencialmente lo mismo en otros países, con sus intensidades y formas particulares en diferentes latitudes, pero el mundo actual se desarrolla en la misma dirección.

La violencia como base de la construcción social y humana.

El sistema actual se basa profundamente en la violencia. Una minoría se apropió ilegítimamente del todo social y defiende sus intereses de mantenerlo y hacerlo crecer a costa de la mayoría de la gente. Aquí encontramos la base de la violencia porque esta minoría usa a las otras personas como objeto de sus intereses, negándoles su esencia humana, la libertad y su intencionalidad. Los trata como materia prima para sus actividades. Por eso decimos que el fundamento de la cultura actual está basada en la violencia y produce la misma en todas sus formas: física, económica, sexual, educativa, racista, religiosa, etc.

Revolución no-violenta o caos destructivo.

Frente a esta situación vemos sólo dos caminos posibles: o se sigue en la misma dirección hasta llegar a un caos destructivo o se cambia el fundamento de la sociedad actual. Esencialmente podemos esperar el gran caos, con un gran shock social que posiblemente despierte la conciencia para un mundo más humano, o empezar a usar nuestra libertad de elección para construirlo desde ahora. Para cambiar ese fundamento hay que superar la violencia y refundar a México. Es necesario una revolución (cambio profundo) no-violenta.

Direccionar el todo social hacia todo el pueblo: Renta básica universal.

Uno de los problemas principales es la mala distribución de los bienes, lo que se sintetiza en el slogan de que el 1% posee el 99% y el 99% sólo el 1% de la riqueza en México. Pero lamentablemente no es únicamente un slogan sino una realidad dura para la gran mayoría de la gente. Por eso proponemos, como muchas otras fuerzas, la renta básica universal: una asignación monetaria para todas las personas residentes en México que permite una vida digna para todos. Lo reciben todos sin ninguna condición y tiene que ser suficiente para cubrir las necesidades básicas. Proponemos 6,000.00 pesos mensuales para cada adulto y 4,000.00 para cada niño o adolescente.

Priorizar la educación y salud de todos.

La prioridad de una revolución no-violenta tiene que ser la salud y educación de todos. No hace sentido la lucha si no es para garantizar la salud y la educación de todos sin costo y de buena calidad.

Los mismos derechos y las mismas oportunidades para todos.

¡No hay desarrollo si no es de todos y para todos! No basta con declaraciones vacías sobre derechos humanos y otros. Hay que construir mecanismos que permitan dar las mismas oportunidades para hacer realidad estos derechos: medios de comunicación abiertos a la expresión de la gente, educación y salud de buena calidad para todos, acceso y posibilidades para vivienda, nutrición, etc.

Democratizar el país con nuevas formas.

Los partidos políticos de hoy ya no sirven para la gente, por lo cual ¡hay que disolverlos a todos! Las instituciones ya no son de y para la gente. Hay que ponerlas en las manos de los ciudadanos. Hay que empezar con quitar el derecho monárquico del presidente y bajar la democracia hacia la gente con mecanismos de decisión real en las entidades más pequeñas, como colonias y comunidades. Desde ahí se puede refundar la democracia participativa y descentralizada.

Declarar la libertad de expresión como bien mayor.

La libertad es un derecho innegable, sea cual sea la idea, fe o convicción de la otra persona. Es claro que en su actuar hay un límite muy claro, que es la libertad del otro. Pero mientras no se invada la libertad del otro hay que garantizar la libre expresión. Esas libertades tampoco pueden ser negadas por la mayoría democrática, porque sino el 51% de la población podría votar a favor de eliminar al otro 49%.

¿Por qué actuar con un proyecto político?

Mientras el ámbito político tenga el poder de decidir sobre las condiciones de vida de la gente, las reglas de la economía, el nivel de la represión, etc. vale la pena apoderarse de ese poder. No para repetir lo mismo, sino para trasladar ese poder realmente a la gente, para convertirlo en una democracia real. Por eso participamos proponiendo disolver los partidos políticos, pasar las instituciones a las manos de los ciudadanos y re-direccionar la economía para garantizar una vida digna a todos.

22/2/2018 Expresión política - apolítica del Proyecto2030.m